Breaking

miércoles, 13 de marzo de 2019

Torrejano siguió robando en Baraya estando fuera del cargo



El cuestionado ex secretario de Hacienda de Baraya, John Edisson Torrejano, comprometido en sucesivas defraudaciones al tesoro público, no solo se apropió de los dineros mientras estuvo ejerciendo la dirección de las finanzas.
Después de haber renunciado al cargo, el ex funcionario siguió realizando las operaciones fraudulentas, utilizando abusivamente las claves y registros de seguridad.
Torrejano abandonó el puesto el 30 de agosto de 2018, para no inhabilitarse. Patrocinado por funcionarios de Baraya, se retiró para aspirar a la Alcaldía de Villavieja.
Sin embargo, estando por fuera de la administración siguió realizando las mismas operaciones fraudulentas, usando las claves institucionales que continuaban en su poder.
Torrejano volvió a repetir la operación y se sustrajo 19 millones de pesos de una cuenta del Banco de Bogotá. El fraude fue ejecutado el 7 de septiembre de 2018, una semana después de haber abanado el cargo. Como beneficiario aparece Luis Miguel Charry Forero, quien aparece cobrando los dineros públicos, ilegalmente transferidos.
Siete meses después, disfrutando de los dineros ajenos, Torrejano se da la gran vida, en frecuentes parrandas en su natal Villavieja, mientras acaricia su eventual candidatura.
Robo descarado
En un primer reporte entregado a LA NACIÓN por la Alcaldía de Baraya las operaciones fraudulentas detectadas entre octubre de 2017 y agosto de 2018 ascendían a 435,95 millones de pesos.
Sin embargo, en las nuevas pesquisas realizadas este año la defraudación ascendería a 800 millones de pesos, recursos que terminaron en su bolsillo a través de amigos cercanos y parientes sin ningún vínculo legal o contractual con la administración municipal.
“Incluso, el robo puede superar los mil millones de pesos”, reportó un asesor de la administración municipal, cercano a las investigaciones, sin dar más detalles.
Los nuevos hallazgos fueron encontrados durante una auditoría exprés realizada por la Contraloría Departamental en la primera semana de febrero pasado. La pesquisa se extendió a la vigencia de 2017 confirmando la magnitud de las irregularidades.
La investigación  fue dirigida personalmente por la contralora departamental Adriana Escobar Gómez quien se trasladó a la localidad acompañada de todo su equipo de auditores.
El informe completo sobre los hallazgos sobre las operaciones fraudulentas correspondientes a las vigencias de 2017 y 2018 será revelado hoy por la agente fiscalizadora.
Simultáneamente anunciará la apertura de un proceso de responsabilidad fiscal inicialmente contra el Torrejano, como director de las finanzas del ente territorial.
El ex funcionario, quien está en campaña política en Villavieja, su tierra natal, ya fue notificado y tendrá que concurrir en el proceso verbal que adelantará Diana Carolina Fernández, directora de la Oficina de Responsabilidad Fiscal.
La Contraloría validó el ‘modus operandi’ utilizado para la defraudación.  De las cuentas oficiales, Torrejano  transfirió a sus amigos y familiares recursos públicos  sin ningún soporte. Además, sobre el papel simuló giros realizados a varias entidades públicas y privadas pero los beneficiarios reales eran amigos o conocidos. Ninguno de los giros irregulares tenía justificación, ni soportes contables. Tampoco tenía ningún control. Nadie lo vigilaba ni examinaba las operaciones.  ¿Todos sabían?
El gran fraude
Las anomalías se ejecutaron utilizando dos cuentas oficiales, una del Banco de Bogotá (442-48084-4) y la segunda del BBVA (650-01865-8).
Las transferencias fueron realizadas directamente por Torrejano utilizando las claves únicas y personales de seguridad suministradas por las entidades financieras. Los giros fueron realizados irregularmente a través de un dispositivo digital (token) para validar las operaciones.
“Los giros fueron realizados a terceros por el señor John Edisson Torrejano desde las cuentas del municipio sin ningún soporte contable (sin contratos, facturas o cuentas de cobro) que afectaron la contabilidad del municipio”, confirmó el tesorero de Baraya Felipe Charry Quintana.
A pesar de la insistencia del contador sobre las inconsistencias y las partidas pendientes de conciliar, Torrejano Sandoval jamás dio explicaciones ni justificó esas operaciones.
“No daba explicaciones en su totalidad, no entregaba los soportes de las transacciones bancarias para confrontar y verificar a qué terceros se realizaban los giros”, explicó el funcionario en un extenso informe donde consignó las operaciones ilegales.
El contador público  puso en evidencia los  primeros 32 correos remitidos desde el 27 de octubre de 2017 hasta el 30 de agosto de 2018, cuando renunció. Nunca fueron respondidos a pesar de las inconsistencias reportadas entre los registros contables y los extractos bancarios.
Las maniobras
“Cada mes, se causaba contablemente una cuenta por cobrar a nombre del Secretario de Hacienda, John Edisson Torrejano, mientras procedía a entregar los soportes que permitieran determinar a qué personas se realizan estos giros y cuál sería su afectación presupuestal”, reportó el contador.
Esa cuenta por cobrar (a nombre de Torrejano) al 30 de agosto de 2018 ascendía a la suma de 32,99 millones de pesos, correspondientes a transacciones, giros y transferencias que realizó sin ningún soporte.
Dos corresponden a depósitos en efectivo por reintegro de consignaciones no registradas por el banco en el 2017 y que se cargaron a nombre del Secretario de Hacienda.
Otra por 20,93 millones de pesos corresponde a un mayor valor pagado al consorcio Espinalosa 2015 en junio de 2017. Igualmente aparece otra cuenta por 10 millones de pesos, transacciones pagadas por el Banco Ganadero sin ningún soporte.
Esas transacciones irregulares totalizaban 47,95 millones de pesos en diciembre de 2017. Sin embargo, en los diez meses anteriores repitió el mismo patrón.
“Estos giros fueron realizados sin soporte contable y sin afectación presupuestal a terceros que no ha sido posible identificar, evidenciándose un posible desfalco al patrimonio del municipio mediante la realización de giros bancarios de efectivo a personas que no tienen ningún vínculo con el municipio”, confirmó el contador Felipe Charry.
Giros espurios
El ex secretario de Hacienda, quien sigue en plena campaña,  realizó irregularmente otras transferencias bancarias a terceros sin ningún vínculo con la administración, basado en comprobantes de pago falsos con información que no coincidía con los reales beneficiarios.
Según la documentación oficial expedida por la propia Alcaldía, Torrejano Sandoval realizó los comprobantes de pago utilizando la clave personal del software administrativo y financiero.
Los giros fueron realizados a contratistas de la administración pero las transferencias reales de efectivo se realizaron a personas diferentes a las registradas en los comprobantes contables. Esas operaciones fraudulentas ascendieron a 388,01 millones de pesos, según la documentación inicial entregada por el contador público. Otra cifra similar apareció en un nuevo arqueo de los movimientos bancarios.

Soportes falsos
En los registros contables aparecieron transacciones a varias entidades oficiales y privadas. Sin embargo los verdaderos beneficiarios eran particulares, amigos del secretario de Hacienda, ajenos a la administración municipal.
La relación inicial obtenida por LA NACIÓN contempla 20 operaciones ficticias. De éstas 18 por 256,60 millones de pesos fueron hechas a través de la cuenta 442-48084-4 del Banco de Bogotá y otras ocho operaciones por 131,4 millones se realizaron a través de la cuenta 650-01865-8 del BBVA.
Entre operaciones irregulares aparecen transferencias por 220.75 millones de pesos realizadas supuestamente a  las Empresas Públicas de Baraya, Fondo  Mixto de Cultura,  Electrificadora del Huila, Corporación Talento, Inderhuila y a la Secretaría de Gobierno de Baraya.
No obstante, al validar la información aparecía como cobrados por el comerciante Luis Miguel Charry Forero, sin tener ninguna relación con la administración municipal.
El segundo gran beneficiario de estos giros electrónicos era  Jorge Edgardo Soache Perdomo, quien se quedaba con los dineros oficiales transferidos supuestamente a las mismas entidades públicas y privadas con las cuales no tenía ninguna relación.
Soache Perdomo se benefició de siete giros por un valor de 131,40 millones de pesos, sin tener ningún contrato, ni vinculación alguna con la Alcaldía de Baraya.
También se benefició John Edinson Castro Sandoval, quien recibió 21 millones de pesos de un giro realizado a favor del Fondo Mixto. También aparecen otros giros cobrados en el 2017.
Para despedirse, el 30 de agosto de 2018, el último día que permaneció en el cargo Torrejano giró la suma de 12,80 millones de pesos, con el mismo sistema de una cuenta corriente del BBVA destinados exclusivamente al Fondo Mixto, pero apareció como beneficiario Edisson Izquierdo.
Lo mismo ocurrió con otras 20 operaciones realizadas entre diciembre de 2017 y agosto de 2018. “Los recursos fueron girados a otras personas diferentes a las que aparecen registradas en los comprobantes”, confirmó el contador, Felipe Charry Quintana, quien entregó los primeros reportes tanto a la Alcaldía como a los organismos de control.
“Estos giros en efectivo fueron realizados tomando los comprobantes de pago con información que no coincide con los giros o transferencias bancarias, elaborados por el secretario de Hacienda John Edisson Torrejano Sandoval, con su clave personal en el software contable y con sus claves personales en los bancos”, señaló el funcionario
 Denuncia penal
Ante las graves irregularidades develadas por Carmenza Vanegas Pacheco, quien asumió la dirección de las finanzas públicas de la localidad, el alcalde no tuvo otra opción que denunciar el caso ante la Fiscalía Seccional.
El proceso lo adelanta actualmente la Fiscalía 11 Seccional. El caso está en investigación preliminar.
Presionado por las denuncias, el encopetado ex funcionario, devolvió solamente 96 millones de pesos. El resto, 654 millones de pesos, cuantificado como detrimento patrimonial será objeto del proceso de responsabilidad fiscal que adelantará la Contraloría.

No hay comentarios:

Publicar un comentario