Breaking

viernes, 29 de marzo de 2019

“Nos están obligando a cerrar”


Preocupados, así están los comerciantes de la Carrera Séptima entre la avenida Circunvalar y la calle Cuarta, pues ya empezaron a pasar las primeras afugias, por cuenta del cierre de este tramo, que hace parte de la fase VII del Sistema Estratégico de Transporte Público, SETP. El proyecto intervendrá la Carrera 7 entre Avenida La Toma y Avenida Circunvalar. La obra que se ejecutará en 4 etapas.
Los vendedores de los diferentes locales aseguraron que a causa del cierre, que se realizó el pasado lunes, la gente no transita por el sector ocasionando una caída en las ventas  en más de un 50 por ciento. Así lo afirmó, Claudia Lorena Vega, quien atiende un local de venta de electrodomésticos.
“Nos hemos visto seriamente afectados, porque no nos dejaron por donde pasar, nosotros vendemos neveras, lavadoras y no tenemos por donde pasarlas porque no nos dejaron entradas como en otros lugares si lo hicieron. Estamos en toda la mitad de la cuadra, somos un local pequeño y pues ya nadie nos ve. Nos están obligando a cerrar”, afirmó.
“Hemos decido hacer un plan de venta a puerta cerrada, porque no nos dieron el tiempo necesario para buscar e irnos. Entonces pues hay que buscar los clientes afuera, venta puerta a puerta, cuando tenemos un local para ofrecer con bastante mercancía”, añadió.
Dos arrendatarios, del sector ya decidieron cerrar y mudarse a otro lado, los letreros de: se arrienda, se empiezan a observar en el sector.
La ferretería El Tejar, que cuenta con una gran bodega, es otra de las más afectadas. “Por ahora nos dejan pasar los camiones para cargarlos, pero sabemos que en una semana ya nos van a cerrar el paso, lo que hemos pensando que enviar a los empleados a vacaciones, se quedará una persona, porque a pesar de todo no podemos cerrar”, dijo Nancy Gaviria, empleada.
La incertidumbre
Los comerciantes, solo esperan que las obras se cumplan en el tiempo pactado, que es dos meses y medio.
Oscar Aponte, vende perfilería en aluminio, antes a su local entraban aproximadamente 40 clientes, tras el cierre de la vía en los dos sentidos, solo la mitad. Diariamente recibía 4 millones de pesos, ahora, solo 2 millones de pesos.
“Solo esperamos que cumplan, soy optimista, quiero ser optimista y confiar que entreguen la obra en el tiempo que nos dijeron en la reunión, que no pase como en la vía entre calle 21 y avenida La Toma, donde se han demorado más de lo que prometieron. Aunque para que uno no moleste, le prometen de todo, pero del dicho al hecho, hay mucho trecho”,  dijo.
“Por ahora no me ha llegado mercancía, el surtido el almacén, pero cuando me llegue me veré más afectado, porque no voy a tener por donde pasarlo”, agregó.
Otro caso es el de   Roberto Colta dueño de Disvidrios Ltda que ha perdido el 80 por ciento de sus ventas. “Yo estoy de acuerdo con que hagan la modernización de las vías, que embellezcan la ciudad, nosotros no nos oponemos a eso, pero lo único que queremos es que sea el tiempo justo, es el clamor de todos los comerciantes”, afirmó.
Tomado de: LaNacion.com.co

No hay comentarios:

Publicar un comentario